Brother

Una campaña nada gris

La nueva gama láser monocromo de Brother pintaba muy bien. Y eso que solo imprimía en blanco y negro. Eran equipos modernos, rápidos, avanzados… En una palabra, magistrales. Y se merecían una campaña que estuviera a su nivel.

Después de darle muchas vueltas, caímos en la cuenta de que todas las grandes ideas empiezan con un lápiz y una hoja en blanco. La genialidad nace en monocromo: un boceto, una novela, una sinfonía… El blanco y negro tiene tanto carácter y fuerza expresiva que hoy en día sigue utilizándose en el cine y la fotografía. Pensemos en filmes como La lista de Schindler (1993), The Artist (2011), Toro salvaje (1980) o, más recientemente, Roma (2018). O en grandes fotógrafos como Sebastião Salgado o Chema Madoz.

Ya teníamos la idea de la campaña: con un solo color, se pueden hacer obras maestras. Como escribir el Quijote, pintar el Guernica, componer la 5ª Sinfonía… o fabricar impresoras magníficas. Tanto es así que, según datos de Infosource, Brother fue en 2018 líder en España en el mercado de equipos multifunción láser A4, con una cuota del 34%, y ha vuelto a lograrlo en 2022, superando el 40% en la misma categoría.

La campaña estuvo compuesta de originales de gráfica, banners y un original envío de marketing directo que incluía 5 postales conmemorativas. Por supuesto, todas en blanco y negro. Y a tenor de los datos, debió de funcionar bastante bien.

Está claro: cuando se hace un buen trabajo, no hay color.